D03_La Muralla liberal

El ámbito del Plan Especial de Protección y Catálogo de Protecciones se corresponde con el espacio delimitado por las Antiguas Murallas liberales de mediados del siglo XIX (propuestas como BIC), que se identifica con el casco antiguo de Vinaròs, y que contiene las zonas urbanas e inmuebles de mayor antigüedad de la ciudad. El ámbito se corresponde con la zona de ordenación definida por Plan General como ZU2 (casco antiguo) y los viales que lo definen son:

Calle Jaime I
Avda. Libertad
Calle San Blas
Calle Raimundo de Alós
Paseo de Blasco Ibáñez
Paseo de Colón

Restos actuales situados en la calle Muralla. Imagen – Vinaròs digital

Durante el siglo XIX, debido a la guerra carlista, la ciudad se fortificó de nuevo construyéndose las murallas exteriores y numerosos fuertes en el interior de la ciudad. Dos nombres propios de la guerra fueron Wenceslao Ayguals de Izco militar y alcalde por parte de los liberales y Ramón Cabrera “El tigre del Maestrazgo” por el bando Carlista que golpeó fuertemente a la sociedad vinarocense. La guerra se vio terminada cuando Cabrera cruzó el Ebro en 1840.

Nuevo sistema defensivo construido en los años 30. Autor anónimo (c 1850). Centro Geográfico del Ejército, Madrid. – M.A. Baila. 2007.

Demográficamente durante la primera mitad de siglo se pasó de 3.600 a 7.500 habitantes, en apenas un siglo se duplicó la población. Este aumento demográfico consolidó y amplió los arrabales formados sobre los caminos de conexión con la población, dejando grandes espacios con parcelario rústico inalterado. El crecimiento en esta etapa además consolidó la ampliación del frente marítimo, la urbanización del barranc de la sequia (calle Santo Tomás) y la calle Santa Rita por parte de los Agustinos; también la urbanización de la calle Las Almas junto el antiguo cementerio de los apestados; y la aparición de la calle San José, el nuevo barrio de marineros, que generaba un espacio de huertas de 7ha cerrado por la calle Santa Magdalena, Socorro y Sant Francesc.

La llegada de la república en 1873 y su corta duración dejó amenazada a Vinaròs por las bandas carlistas de Benicarló, Alcanar y Ulldecona. Muchos vinaroscenses veían a los carlistas como la salvación y la guardia de la ciudad permitió la entrada de las milicias en la ciudad que amenzaban con saquear la ciudad. Las bajas fueron 4 muertos y 40 heridos por los carlistas y 11 muertos y 19 heridos por los republicanos.

En este escenario de guerra cobró importancia el General Jovellar, que entró en la ciudad con sus tropas y reinstauró el Ayuntamiento, nombrando a D. Salvador Masdemón, y la Milicia Nacional. Jovellar fue luego nombrado Ministro de Guerra de la república.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.